1

Gran Premio de Canadá 1995

No soy muy dado a escribir entradas sobre carreras antiguas de F1. Si mi memoria no me la juega, creo que hasta la fecha, en los más de cuatro años y medio de vida del blog, esta es la tercera ocasión en la que echo la vista atrás. La primera fue recordar el Gran Premio de Brasil 2007, la última carrera con la que realmente disfruté gracias al, hasta ahora, último título de pilotos de la Scuderia conseguido por Räikkönen; la anterior y penúltima, desde este preciso momento hasta que vuelva a coger mi DeLorean particular, es el histórico doblete de Ferrari en Monza 1988, con el recuerdo de Enzo Ferrari, quien había fallecido un mes antes de la cita italiana. ¿Pero por qué hoy? Pues tal día como hoy, un 11 de junio del año 1995, un bravo piloto francés, de sangre italiana y nacido en Avignon, conseguiría su primera (y única) victoria en la F1 y lo haría con el equipo con el que siempre soñó correr: Ferrari, rechazando un contrato en 1991 con Williams y quien sabe si dejando escapar una exitosa oportunidad por cumplir un sueño
Era la sexta carrera de la temporada 1995 y el público presente en el Gilles Villeneuve de Montréal se preparaba para un nuevo duelo entre los dos claros candidatos al título de esa temporada: Michael Schumacher con su Benetton y Damon Hill con su Williams, ambos con idénticos motores V10 suministrados por Renault.

La carrera arrancaba con Schumacher, Hill y Coulthard al frente, seguidos de ambos Ferrari. No se completaría la primera vuelta al circuito y ya tendríamos el primer incidente de la carrera en el que estarían implicados Herbert y Häkkinen, quedando ambos fuera de carrera. Mientras los dos pilotos salían de sus respectivos monoplazas, Coulthard quedaba fuera de carrera tras realizar un trompo justo delante de ambos Ferrari, situación que aprovechaba Jean Alesi para superar a su compañero de equipo, el austríaco Gerhard Berger.

Con el paso de las primeras vueltas al trazado de Montréal, el orden de carrera se había estabilizado: Schumacher marchaba al frente con una cómoda ventaja sobre Hill, Alesi y Berger, pilotos que se mostraban ligeramente más rápidos que el de Williams, formando un trío que rodaba en un margen de unos dos segundos. Sin embargo, todavía quedaba mucha carrera por delante...

Los doblados jugarían un papel importante en la lucha por la segunda posición, de este modo, Alesi le robaría la cartera a Hill en la curva del alfiler, subiendo hasta la segunda posición de la carrera y abriendo hueco mientras Hill y Berger se desembarazaban de los doblados. Por su parte, Schumacher seguía haciendo su carrera sin más preocupaciones que quitarse de encima pilotos con vueltas perdidas. Hechas las respectivas paradas en boxes, el orden de carrera pasada la mitad de la misma era: Schumacher, Alesi, Hill, Barrichello, Irvine y Panis en los seis primeros puestos. Berger perdería puestos al cubrir su vuelta de entrada a boxes a baja velocidad ya que no disponía de la suficiente carga de combustible como para dar la vuelta a ritmo normal. Schumacher rodaba con un amplio colchón sobre el Ferrari número 27, sin embargo, no todo saldría bien para el alemán.
A falta de 12 vueltas para el final, el Benetton de Schumacher sufría un problema en su cambio y empezaba a perder ritmo, viéndose obligado a una larga parada en boxes. En ese momento, Alesi heredaba la primera posición para alegría de los tifosi presentes en el Gilles Villeneuve. Un Ferrari con el mítico número 27 lideraba la prueba el circuito que lleva el nombre de uno de los mayores ídolos del ferrarismo. El problema en el Benetton retrasaba a Schumacher hasta la séptima posición, de forma que no estaría sumando ningún punto para el mundial de pilotos.

Con la carrera prácticamente resuelta en cuanto al liderato y los puestos del podio, lo interesante estaba en el duelo por la quinta posición con una interesante lucha entre Brundle y Berger, que acabaría con los dos pilotos fuera de carrera tras un toque en la curva 1 en el que Berger se llevaría puesto a Brundle. Ese incidente favorecería a Schumacher, ascendiendo a la quinta posición, lo que le valdría dos puntos para el campeonato.

Finalmente, y tras 69 vueltas, la victoria sería para Jean Alesi, su primera victoria en el día de su cumpleaños. En el podio le acompañarían los dos pilotos de Jordan, Barrichello e Irvine, quienes acabarían pilotando para Ferrari en los años venideros. La anécdota del fin de semana está en la vuelta de retorno a boxes, que Alesi dio a lomos del Benetton de Schumacher tras quedarse su Ferrari sin gasolina metros antes de la horquilla. Si la carrera durase las 70 vueltas que se dan hoy en día, esa primera victoria no habría llegado para el piloto de Avignon.
Fue la única victoria de Ferrari en toda esa temporada, la última de un motor V12 y la última vez que el número 27 subiría a lo más alto de un podio de F1. Y sería el mejor regalo de cumpleaños para el ganador de la carrera: Jean Giovanni Alesi. 

Joyeux anniversaire, Jean!

Imagen (1)  Ferrari
Imagen (2)  Retransmisión BBC
Imagen (3)  Formula Grün

1 comentario, ¡anímate a comentar!


Publicar un comentario