10

Cuatro años y cuatro días

Me pongo a pensar en el paso del tiempo y automáticamente siento como si se detuviese, como si los segundos avanzasen de forma lenta, muy pausada. Si evito hacerlo, los segundos avanzan sin que me de cuenta y noto que el tiempo vuela. Echo la vista atrás y me doy cuenta, en un abrir y cerrar de ojos, que ya son cuatro años y cuatro días los que llevo escribiendo sobre Fórmula 1.
Parece que fue ayer cuando me animé a empezar esta aventura, allá por las últimas carreras del año 2008, y noto que ya ha pasado mucho tiempo, varios años en los que hemos podido vivir grandes acontecimientos, además de hechos que podríamos calificar de esperpénticos y dignos de una competición en la que lo extradeportivo prima bastante más que la propia competición. Política lo llaman algunos.

Aunque todo esto de intentar contar la propia visión de una competición como esta pueda parecer, por decirlo de una manera rápida, fácil, no lo es, no creo que sea así. Realmente es algo que te tiene que gustar mucho para poder plasmarlo con palabras y saber darle la forma más adecuada. Esto es lo que para mí es más complicado, unir palabras y que todo cobre sentido, sobre todo en temáticas tan complejas, como esta que intento tratar.

Pero si hay algo que de verdad importe más que otras cosas, son la ilusión y las ganas, esas que hacen que al sentarte frente al ordenador las letras y palabras vayan saliendo una tras otra, con mayor o menor fluidez, para dar forma así a un resumen de una carrera, una crítica o una simple entrada de relleno cuando no hay competición. Sin esas ganas e ilusiones no sería posible nada de esto.

¿Cuántas veces se me habrá pasado por la cabeza dejarlo y mandarlo todo a ya os podéis imaginar dónde? En todo este tiempo os puedo decir que más de una y menos de infinito. Todo depende de uno mismo, de cómo te encuentres, de los ánimos y ganas para continuar. Como todo en esta vida, unos días lo ves de color de rosa y te animan a seguir adelante, otros lo ves oscuro y piensas en dejarlo. Ha pasado y seguirá pasando. Pero si no lo dejas es porque aún crees que, en el fondo, hay algo que te anima a seguir, quizás no con las ganas e ilusión del primer día, pero continúas.
Se dice pronto esto de 'cuatro años y cuatro días'. Si os soy sincero, nunca habría pensado que este pequeño 'proyecto' personal fuese a durar tantos días, tantos meses, tantos años. Y espero que siga durando, esa es mi intención. Por último, y no por ello menos importante, dar de nuevo las gracias a los lectores, a los habituales y a los esporádicos, a los que comentáis, a los que participáis en las (pocas) encuestas que se han habilitado. Resumiendo que es gerundio, y tratando de ser lo menos moñas posible, gracias a tod@s.

10 comentarios, ¡anímate a comentar!

silvo dijo...

Espero continúes ya que muy pocos son los que han podido cumplir esos cuatro años que, sin duda, son trabajo pero con mucha ilusión, si no es imposible, me alegro que sigas ahí y te/me felicito, un abrazo!


Il Venturetto dijo...

¡Enhorabuena! Teniendo ganas e ilusión es fácil que salgan tan buenos post como los tuyos.

¡Un abrazo!


desdelapelouse dijo...

Felicidades por estos cuatro años! Y que sigas dando guerra desde el blog muchos más :)


Miguel Ángel dijo...

No sabía que llevarás tantos años hablando de esto. Debe ser porque te conozco desde hace poco tiempo, pero en ese tiempo me has caído muy bien.

¡¡SIGUE ASÍ Y FELICIDADES!! :-)


Mari dijo...

Muchas felicidades por tu empeño Dani. La constancia es una de las virtudes que hacen más grande al ser humano. Y si encima disfrutas lo que haces, trabajo redondo.

Un beso.


Publicar un comentario