2

Keep pushing Frank, keep pushing!

Si tenéis la ¿buena? costumbre de leerme, recordaréis que a principios de año escribí dos post sobre el equipo Williams, lo que había cambiado con los años y el difícil futuro que le veía. Por suerte puedo escribir algo más positivo

No me considero seguidor del equipo de Grove, sino que lo soy de uno de sus históricos rivales, pero no me cuesta reconocer ni lo más mínimo que la victoria de Maldonado el pasado domingo me ha alegrado. ¿Por qué? Porque son un equipo histórico, lo han sido todo en la F1 y espero que lo puedan seguir siendo durante muchos años más, porque han sido campeones, porque han marcado una época en la década de los 90 mediante su asociación con Renault. Simplemente, porque es Williams.

Lo fácil sería pensar que, viendo los resultados del pasado 2011, hacerlo peor sería más difícil, y posible era, para qué vamos a engañarnos. Con Patrick Head fuera del equipo, con su supuesto sucesor desembarcando en McLaren y con la llegada al equipo de uno de los implicados en el mayor caso de espionaje industrial de este mundillo, había que tener mucha fe para que no fuese peor que en 2011. Por suerte han podido superar ese bache, al menos eso parece, y por coche podemos verlos de mitad de la tabla para arriba. ¡Cómo se nota el empuje del motor Renault frente al Cosworth!

¿Coche superior a sus pilotos? No necesariamente. Maldonado tiene velocidad, además de agresividad, lo que le ha costado, y podría costar, más de un buen resultado este año, pero si pilota con cabeza puede cumplir de sobra. No estoy diciendo que vaya a ganar otra vez este año, cosa perfectamente factible dada la igualdad entre equipos en lo que está siendo una de las temporadas más raras que recuerdo, o a pisar el podio, pero seguramente lo veamos más de una vez entre los mejores del fin de semana. Y de cara a Mónaco no descartemos una buena actuación suya. 

Sin embargo, de Bruno no espero gran cosa, soy de los que piensa que el apellido está actuando con él como un arma de doble filo: le ayuda a conseguir un volante, amén de patrocionios para el equipo, a la vez que es su mayor enemigo en este mundillo. Cierto es que desde que dejó de correr por la muerte de su tío hasta que se subió a un monoplaza han pasado muchos años, lo que podría servirle como una pequeña excusa. Además, creo que hay pilotos más capacitados para llevar un Williams que el brasileño, dicho con todo el respeto del mundo, pero los millones a día de hoy también mandan.

Pero quedémonos con lo más importante: la mejoría en rendimiento del equipo, una de las mejores, y más deseadas, noticias que podían darse en este 2012. Ver a uno de Los Garajistas que quedan en la parrilla alzándose de nuevo con una victoria vale mucho, muchísimo. Sólo espero que no haya que volver a esperar más de siete años para la siguiente victoria. Si así fuese, malo.

Ya sabes Frank, keep pushing!

2 comentarios, ¡anímate a comentar!

desdelapelouse dijo...

Muy buen artículo, Dani, y te lo dice uno que sí lleva a Williams en el corazón.

A Maldonado siempre se le dio bien Mónaco, aunque el coche no parece que se adapte bien a ese trazado, así que veremos quien tiene más peso.

Y de Bruno (llamarle por el apellido suena obsceno, verdad?) solo se puede esperar que salga pronto del equipo. Viendo como se desenvuelve el probador Bottas, y que también lleva dinero, espero que lo sustituya pronto y nos olvidemos de este muchacho.

Saludos!


Publicar un comentario