1

¡Quién te ha visto y quién te ve!

No engañaría a nadie si dijese que no me considero seguidor de Williams, es más, mi escudería favorita es una de sus históricas rivales, algo que no quita que tenga mucho respeto por el equipo de Grove, por su historia, por todo lo que han sido y por lo que siguen siendo a día de hoy: un equipo de carreras de la cabeza a los pies, de los pocos que quedan en la actual parrilla.
Aunque no sea uno de sus fieles seguidores, me duele mucho ver como un equipo, que hace 20 años era el referente de la competición con pilotos como Mansell, Prost,  Hill o Villeneuve (permitidme que omita a Senna) llevando a lo más alto al equipo, ganando títulos, estableciendo records, marcando una época, y que con el paso de los años ha ido perdiendo su identidad, tragando con los deseos del motorista sentando en uno de sus monoplazas a algún piloto portegido por la marca, o prescindiendo de la calidad del piloto ante mareantes cantidades de dinero.

Una vez que Renault decidió dejar de suministrar motores el equipo tardó varios años en volver a luchar por las victorias. Los años con motores Mecachrome y Supertec no permitieron al equipo luchar por las victorias, pero sí por los puntos constantemente. Su romance con BMW permitía al equipo volver a vencer en un Gran Premio tres años y medio después. Se dice pronto pero entre Luxemburgo 1997 y San Marino 2001 se disputaron muchas carreras. Esa tan ansiada victoria debía ser el principio de un camino destinado al éxito, a volver a ser los mejores, 2003 fue su mejor oportunidad y se quedó en un tercer puesto de Montoya y el subcampeonato en el de constructores. Este matrimonio acabó explotando, cada uno tiraba por su lado, BMW quería su propio equipo y en 2005 se acabó esta unión. Desde este momento, Williams no ha sabido rehacerse, han tenido muchos altibajos, más bajos que altos, no han vuelto a ganar, no han vuelto a subirse al podio desde Singapur 2008. Demasiado tiempo para un equipo como el británico.

Hoy en día los tenemos en la cola, como el peor equipo de los no debutantes en 2010 el último año, sin saber quien será su segundo piloto, sin confirmar si optarán por el dinero de un Senna, opción favorita de Adam Parr, Petrov (los dúos Maldonado-Petrov y Chávez-Putin serían épicos, negativamente hablando) o Van der Garde, o por la experiencia de pilotos como Barrichello o Sutil, algo que desean los técnicos del equipo. Su futuro, con Patrick Head retirado, con su sustituto en McLaren, y con uno de los implicados en el caso de espionaje más importante de los últimos años en el equipo, no pinta demasiado bien, es triste, es la realidad y si la tendencia no empieza a cambiar a partir de este año, me temo que veremos como otro equipo histórico, tarde o temprano, desaparecerá de la parrilla por culpa del dinero.

Todo un histórico venido a menos en los últimos años, cuando no hace tanto, relativamente hablando, eran los mejores. ¡Quién los ha visto y quién los ve!

PD. Por si queréis quedaros con lo positivo del equipo Williams y su época más importante en la competición, os recomiendo los post escritos por Iván Illán en su especial Cuando fuimos los mejores. Totalmente recomendable, seáis o no seguidores de Williams, pero si os gusta la F1 no perdáis la oportunidad de leerlos.

Imagen    Gas a fondo

1 comentario, ¡anímate a comentar!

J. Arce dijo...

Cada día me cae peor Ferrari y mejor Williams o McLaren. Y me duele ver a Williams así. Pie el buen de todos espero que se vengan arriba.


Publicar un comentario en la entrada